lunes, 27 de septiembre de 2010

Le llama tonto

Damián yace desplomado junto al sofá, inmóvil desde hace diez minutos. Julia todavía no ha llegado. Él se hace el muerto.

A Damián le gusta gastar bromas cuando está de buen humor. Julia siempre agita las manos delante de la cara, da saltitos y le llama tonto. Julia siempre dice que algún día se cansará de sus bromas y se irá.

Damián yace desplomado junto al sofá, inmóvil desde hace doce días. Julia todavía no ha llegado.


22 comentarios:

  1. Jajaja, eso para pues Damian no creyó que ella se pudiese ir.
    Un abrazo Propílogo

    ResponderEliminar
  2. Hola

    Causalidad y casualidad :DDD

    Me ha gustado mucho, pero siempre me pasa lo mismo cuando leo un microrrelato y me gusta la trama... me quedo con ganas de más. Supongo que tengo que acostumbrarme a esto del micro :)

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pobre! A lo mejor la chica está desplomada en otro sofá esperando que Damián llegue, es que esta juventud de hoy es demasiado adicta a la horizontal.
    Hoy tengo ataque de madre cascarrabias ;).

    ResponderEliminar
  4. La culpa va a ser de Julia, por no llegar a su hora: a saber qué andaría haciendo por ahí.
    Bueno, pero esto es un simple comentario machista asqueroso. La verdad es que el cuentecillo es magnífico.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades con el micro. Curioso, Elisa, yo también me la imaginé a ella tirada en algún otro sitio, con amnesia en un hospital... Saludillos

    ResponderEliminar
  6. Avisó que se iría... el que avisa no es traidor (y la que avisa no es traidora) no?
    Excelente micro, estás que te sales!

    ResponderEliminar
  7. Micro redondo. Me gusta mucho el título y el uso de las frases cortas. La testarudez del protagonista contiene toda la ternura y la pena necesarias.
    Un fuerte abrazo,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  8. Hola Propílogo:

    Primera vez que te dejo un comentario, aunque no la primera que me dejo caer por aquí.

    Dos aspectos que me parecen interesante en el micro. Por una parte el evidente juego temporal: el tiempo de Damián es puramente especulativo, es el tiempo de la ficción y el tiempo de Julia es el tiempo devorador, el tiempo de la realidad. Damián confunde y juega con la ficción y la realidad.
    Julia no. Por otra parte, me parece muy acertado recurrir a la frase en anáfora para cerrar el micro, pero introduciendo una variable en la espera: lo que al comienzo era "se hace" después de doce días ya "es". El "Julia todavía no ha llegado" que en el comienzo es parte del juego o de la expectativa, en el final, el cambio de contexto le proporciona la evidencia de una tragedia. El tiempo de Julia es inexorable y el tiempo de Damián la víctima propiciatoria.

    Perdón por el comentario tan extenso, me ha quedado un poco Proust, pero es que lo entiendo muy bien a Damián.

    Propílogo, nos leemos y nos escribimos,

    salut,
    hugo

    ResponderEliminar
  9. Opino como Pablo. Un acierto lo de las frases cortas y directas.
    Muy bueno Propílogo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A mí me gusta la tercera frase del primer párrafo y la no tercera frase del último. Una elipsis que vale más que mil palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Uffff! Pone los pelos de punta. Buen micro.

    ResponderEliminar
  12. jeje...

    Yo también solía gastarle bromas pesadas a mi chica, los tíos somos así, desde luego. Me escondía detrás de las puertas o en las sombras de una esquina y, cuando pasaba, !bú!

    Como Julia, también ella me dejó, pero, albricias, sigo vivo.

    Creo.

    ResponderEliminar
  13. Fantástico relato Propílogo. Me apetecía decirte algo original e inteligente pero me he demorado mucho y todo queda dicho.
    Si una de las virtudes que puede tener un micro es que sólo pueda existir tal y como lo has contado, lo has conseguido plenamente. Enhorabuena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Parece que Julia se ha cansado por fin y que, o Julián tiene una paciencia infinita o la broma ha dejado de ser broma.

    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  15. Efectivamente era tonto.

    Saludos Propi.

    ResponderEliminar
  16. Como dicen más arriba, un micro perfecto, lo tiene todo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  17. Víctor, muchas gracias, fue un pequeño puzzle.
    Daniel, bienvenido, que disfrutes.
    River, los micros son otro mundo, a veces te dejan con ganas de menos.
    Elisa, las madres sois así, retorcidamente directas.
    Paseante, muchas gracias; aunque den saltitos, las mujeres amenazan bien.
    Puck, gracias. A veces no es tan complicado. A veces la gente se va, sin más, mientras otros esperan.
    Anita, llevo un tiempo rascando de mis notas, que no hace mucho fueron bastantes. No me quejo.
    Pablo, bienvenido mil veces. Los hombres somos estupendas víctimas cuando nos ponemos a ello.
    Hugo, gracias por venir, analista del tiempo. Cuántas veces he leído comentarios tuyos, profundos y sinceros. Y aquí estás. Muchas gracias. Hombres y mujeres somos tan diferentes... La verdad es que le dí unas cuantas vueltas al micro. Primero empezó con la broma y acabó con el muerto, con frases más trabajadas. Le dí la vuelta, empezando con el muerto y acabando con la broma. Incluso hubo una versión en la que ella llegaba, lo veía en el suelo y se iba... Al final, después de casi media hora de cortar y pegar, las piezas me encajaron así, aunque aún tuve que desordenar un poco.
    Torcuato, muchas gracias. A mí siempre me han gustado las frases cortas.
    Pedro, gracias. La elipsis necesitaba de una repetición introductoria. Gracias a que tenía una primera frase interesante.
    Manu, pone los pelos de punta porque tú también haces bromas, ¿no?
    Odys, efectivamente, los tíos somos así. Una pena que las duchas resbalen tanto, con lo divertida que es la escena de Psicosis...
    Jesus, gracias por pasarte. Te doy la razón. Creo que el micro, sin medir su calidad, tenía que ser así. Si cambiara una frase debería cambiar varias.
    Lo, esa es la lectura. Es difícil medir las bromas.
    Bea, tajante. Muy bueno. Sí porque sí, y ya. Hay tontos buenos que dan pena... No te digo que no se lo merezca, porque la broma de hacerse el muerto es para disfrutarla poco, pero dejarlo así... Me acabas de regalar otro micro: El escondite chungo. Me lo pido.

    ResponderEliminar
  18. Juas, la historia de Pedro y el lobo adaptada a los nuevos tiempo. Como siempre, genial :)

    ResponderEliminar
  19. Como llego tarde ya está todo dicho y muy bien dicho.

    Siendo concisa: me gusta.


    R.A.

    ResponderEliminar
  20. Me recordó el cuento que viene el lobo. Me gusta la normalidad que destila el micro. Inquietante. Y la reflexión que esconde: ahora estás, ahora no estás, pero el mundo seguirá girando. Excelente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar